Home > OPINIÓN > Café Colibrí y Mi viejo Pueblito

Café Colibrí y Mi viejo Pueblito

Para los que vamos seguido a restaurantes o cafeterías, es muy importante sentirse apapachados en cuestión de servicios, sobre todo cuando eres cliente frecuente.
Les cuento, frecuento un restaurante llamado Mi viejo Pueblito que se ubica en el parque de la Niñez en la ciudad de Puebla, por lo menos voy tres veces al mes, el lugar es lindo y acogedor (ya había compartido a través de este medio mi experiencia con ellos), sin embargo, hubo un detalle la semana pasada que me hizo sentir molesta.
Compartía la mesa con 4 amigos y al finalizar nuestro desayuno decidimos pedir agua, sin embargo, lo único que nos pudieron ofrecer fue agua embotellada, argumentando que en ese lugar solo se podía ofrecer el líquido en esa presentación. El hecho es que en México los restaurantes deben tener agua purificada y no necesariamente en botella si no de garrafón o purificador para sus comensales. Al final decidimos no gastar en una botella de agua pues consideramos que el argumento que se nos dio la persona que amablemente nos atendió no era lógico, pues mencionaron que ya no tienen agua de garrafón que ofrecer sin costo al consumidor.
Otro lugar que frecuento cada fin de semana es el Café Colibrí de los Portales de Cholula, un lugar con buenas bebidas y un personal dispuesto a atender de la mejor manera a quienes los visitamos, sin embargo, cuando se trata de consumir alimentos son todo un caos. Los productos cambian su forma de preparación cada ocho días, lo digo porque durante este mes he pedido un platillo para niños “molletes” que cuando no es el queso, es el jamón o la porción lo que varía y el pasado fin de semana se les ocurrió ponerle picante a los frijoles; cuando puse mi queja salió el Gerente argumentando que siempre los hacen así. Esto me causo incomodidad porque soy cliente y mi percepción es que cada 8 días cambian al cocinero y al barista, pues sus productos salen con diferente sabores y presentaciones.
Creo que estas situaciones deben ser consideradas, se corren riesgos de generar molestias y malas recomendaciones a otros por un pequeño detalle que a fin de cuentas no tiene que ver con el personal que atiende, puesto que ellos solo ejecutan órdenes y procesos que la franquicia o licencia en la que colaboran les marca local me hace percibir la impotencia por no poder solucionar los puntos comentados.
Existen dos dependencias llamadas PROFECO Y CANIRAC que emiten comunicados que permiten conocer los derechos que tenemos como consumidores para este tema que les comparto ; habrá que poner atención en “ La información incluida en el menú debe ser completa y con las porciones especificadas” y “El alcance de las promociones debe ser claramente explicado” a través de un decálogo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *