Home > GOURMET > Descubre la diferencia entre el pescado de granja y el salvaje

Descubre la diferencia entre el pescado de granja y el salvaje

Cuando un producto de mar llega a nuestro plato ¿sabemos de dónde viene o si se respetó el periodo de veda? Seguramente no, ya que su sabor por sí solo difícilmente da estas respuestas. Para entender un poco mejor el tema es momento de saber las diferencias entre de los pescados de granja y los salvajes.

En los últimos años, con el deterioro rápido y progresivo del medio ambiente, la industria alimentaria ha tenido que replantearse la forma de producir y hacer llegar hasta nosotros lo que comemos. Este es un gran avance considerando que la ganadería es uno de los principales emisores de contaminantes.

La pesca por su parte afectaba de una forma distinta; la sobreexplotación llevó a un riesgo de extinción de especies como el atún y la totoaba teniendo así un desequilibrio en la vida marítima.

Después de estos datos, las granjas acuícolas y la acuacultura comenzaron a tener un despunte no solo en México, también a nivel internacional.

Pero ¿qué pasa si en lugar de comer un pescado que ha vivido en su ambiente natural ahora tenemos en nuestro plato un atún de granja? ¿Hay gran diferencia? Aquí te platicamos las características de cada forma de producción para que tú elijas.

pescados de granja y salvajes

PESCADOS DE GRANJA ¿QUÉ SON?

De acuerdo con el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera, la acuacultura es una actividad del subsector pesquero que se encarga, entre otras cosas, de la reproducción controlada, la preengorda y engorda de especies marinas. 

Esta actividad es una alternativa que nació para tener una producción sostenible de alimentos que en México se destina en un 99.9% para el consumo humano. Conforme pasa el tiempo ha tenido adecuaciones y se usan varios métodos para su desarrollo.

Es bastante exitosa, tanto que en nuestro país, Puebla, San Luis Potosí y Zacatecas son productores de pescado ¡sin tener mar! Sin embargo, este sistema no se salva de las controversias.

Existen básicamente tres métodos para la acuacultura que hacen referencia a la cantidad de peces por metro cúbico y al hábitat en el que se desarrollan: el extensivo, semiextensivo e intensivo.

En este último puede haber más de 80 peces por metro cúbico y se desarrolla en sistemas controlados ya sean estanques o jaulas.

Hay principalmente dos factores que se cuestionan de los pescados de granja pero no son los únicos. El primero es el uso de antibióticos para controlar enfermedades dentro de estos sistemas; el segundo son los valores nutrimentales por la alimentación que tienen.

El ambiente en el que se cultivan los peces, al ser cerrado, puede desencadenar enfermedades provenientes de las mismas heces. A pesar de que hay métodos de limpieza, no son perfectamente efectivos así que para controlar que este tipo de contaminantes los afecten se usan antibióticos.

pescados de granja y salvajes

Esto, igual que con otros productos de origen animal como la leche, desencadenan debates entre los consumidores. ¿En los pescados de granja afecta? No hay estudios que comprueben esto.

Por otro lado, se habla acerca de la diferencia de nutrientes entre pescados de granja y salvajes. Esto surge por dos cosas principalmente que son su alimentación y la falta de desplazamiento.

El pienso es el nombre del alimento que se utiliza para los pescados de granja. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO) pueden estar hechos de vegetales terrestres, plantas acuáticas, caña de azúcar, pulpa de café, desechos de cervecerías, comidas y mataderos, hasta de estiércol de gallina y de cerdo. 

Para algunos especies, el pienso significa también competir por el alimento. Con el salmón, por ejemplo, mientras el salvaje va en busca de anchoas y crustáceos para alimentarse los de granja obtienen estas de la mano del hombre sin crear músculo ni sumarle calidad a la carne. 

Esto significa que la pesca ahora se enfoca en las anchoas y se vuelve tan rentable que dejan al salmón salvaje prácticamente sin comida. En países de Europa incluso se llegó a prohibir la pesca de anchoa para que hubiera suficiente para que los salvajes tuvieran alimento para su supervivencia.

Por otra parte, los pescados de granja -aunque tienen más omega 3- también almacenan más omega 6 y grasas saturadas debido a la falta de la actividad física que supone su desplazamiento. Los pescados de granja tienen menos proteína por la misma razón.

No todo es malo, entre los beneficios que tiene consumir pescados de granja es que las temporadas de veda no afectan ya que al tener un número controlado de producción se puede distribuir sin afectar el equilibrio marino.

También es posible hacer trazabilidad, es decir, saber todo acerca del pescado que te comerás. Desde su fecha de nacimiento, el alimento que se usó hasta cuando estuvo listo para llegar hasta tu mesa.

Por último, el costo puede ser más bajo ya que no hubo uso de mano de obra, desplazamiento de barcos y más.

En México hay más de 9 mil granjas y entre los pescados y moluscos que más se producen está el camarón, la tilapia, la mojarra, carpa y ostión. 

pescados de granja y salvajes

PESCADO SALVAJE

La pesca salvaje es aquella que se hacen en ríos o mar abierto los pescadores de oficio. 

En México hay principalmente en el Pacífico, en estados como Sinaloa, Jalisco, Sonora y hasta Michoacán. La península de Baja California también es gran productor de este tipo de pesca.

En la vida salvaje, los peces se alimentan de otros peces y especies marinas. De esta manera, el salmón que se alimenta en parte de crustáceos no necesita más que de éstos para obtener su color característico.

Este tipo de pesca puede afectar el equilibrio ambiental si no se respetan los periodos de veda y su costo puede ser más elevado por la mano de obra involucrada.

Sin embargo, aquí no se usan antibióticos ni productos artificiales y el pescado contiene mayor proteína por los largos desplazamientos que tienen ya sea en busca de alimento o cambio de agua por la temperatura de ésta.

Gracias a la alimentación de los pescados salvajes, de acuerdo con expertos, se pueden distinguir más matices de sabor en su preparación.

Al final la decisión es tuya, pescado de granja o salvaje ¿cuál prefieres?

Fuente: Animal Gourmet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *