Home > OPINIÓN > Hostal Hacienda de Apulco, un bello lugar para disfrutar el turismo de naturaleza

Hostal Hacienda de Apulco, un bello lugar para disfrutar el turismo de naturaleza

Por Tania Ortiz

Nada como aprovechar estos días de descanso para tener acceso a alternativas turísticas que permitan – a los que nos gusta- disfrutar el contacto con la naturaleza.

A esto se le conoce como “Turismo de Naturaleza” en donde los viajes tienen como fin realizar actividades recreativas en contacto directo con la naturaleza y las expresiones culturales que le envuelven con una actitud y compromiso de conocer, respetar, disfrutar y participar en la conservación de los recursos naturales y culturales”.

De acuerdo con SECTUR, estos viajes se agrupan de acuerdo con el interés del turista en tres grandes modalidades: “Ecoturismo”, “Turismo de Aventura” y “Turismo Rural”.

Para entenderlo de mejor manera la Secretaría de Turismo (SECTUR) define:

Ecoturismo: “los viajes que tienen como fin el realizar actividades recreativas de apreciación y conocimiento de la naturaleza a través del contacto con la misma…”

Turismo de Aventura: “Los viajes que tienen como fin el realizar actividades recreativas, asociadas a desafíos impuestos por la naturaleza, donde se participa de la armonía con el medio ambiente, respetando el patrimonio natural, cultural e histórico…”

Turismo Rural: “Los viajes que tienen como fin el realizar actividades de convivencia e interacción con una comunidad rural, en todas aquellas expresiones sociales, culturales y productivas cotidianas de la misma…”
Estas tres modalidades de turismo las encontré en un bello lugar dentro del estado de Puebla, a solo dos horas y media de la ciudad, en la carretera de Zacapoaxtla – Cuetzalan. Hostal Hacienda de Apulco, ideal y muy cómodo para los que amamos el contacto con la naturaleza y el desapego a la comodidad urbana.

Cuenta con diferentes tipos de cabañas ubicadas en medio de la vegetación que caracteriza a la sierra norte, con precios accesibles, capacidad desde 2 hasta 10 personas; equipadas, tipo suite o sencilla y rustica. Cualquier opción vale la pena.

El personal está al 100% comprometido con el huésped, no pierden ningún detalle con tal de que la experiencia del lugar sea satisfactoria. (Se esmeran y disfrutan su trabajo).

Por las noches hay fogata, bombones y un hermoso regalo de la naturaleza; la luna y unas lindas luces intermitentes (luciérnagas).

Vale la pena disfrutar este tipo de lugares tan auténticos y cercanos a comunidades que se esmeran por recibir a los turistas que nos gusta la aventura al natural.

@OrtizScorza
Mercadóloga emprendedora
Aprendiendo a desaprender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *