Home > BLOG > La voz de Bacardi y Ripley, imparte curso de locución en STIRT Puebla

La voz de Bacardi y Ripley, imparte curso de locución en STIRT Puebla

A invitación del STIRT “Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Radio y la Televisión Sección Puebla” el destacado locutor y actor de doblaje Rubén Moya Acosta, impartió un curso de locución y doblaje.

Al terminar la capacitación a 20 miembros destacados del sindicato, tuve la oportunidad de charlar con él.

Después de un saludo cordial, Rubén Moya reveló que es abogado de profesión aunque confesó que jamás ha ejercido.

Al hacer un recorrido por su vida, contó que nació en Guerrero, tiene hijos y nunca ha sido casado, se ha dedicado en cuerpo y alma a su trabajo, de lo cual no se arrepiente.

En nuestra charla apareció un nombre. Nos habló de Aniceto Menéndez -quien actualmente radica en Francia y trabaja para una televisora mexicana-, fue su maestro de teatro en segundo grado de secundaria, subrayó que fue su mentor y lo apoyó a construir sus sueños, le enseñó gran parte de las bases para afianzar su carrera de locución y doblaje.

También recuerda que Menéndez siempre le decía “dedícate a lo que te gusta”. Así, con esa frase en mente, tuvo la oportunidad de actuar para diversas pelóculas, pero la que más recuerda y disfrutó fue Los Pelotones de Juan Camaney, con Luis de Alba.

La voz de Bacardí y Cía.


Moya recuerda que en la primera agencia de promoción de locutores, una de las socias, Gloria Rocha, no confiaba en su talento para hacer comerciales, le argumentaba que le faltaba experiencia para la publicidad. En aquel tiempo, el productor Pedro Torres, necesitaba que le enviarán gente a audicionar, muchos candidatos recibió, pero ninguno le convencía.

Continuamos platicando y recuerda subrayando que es una época en donde no existían los representantes de Locutores y cuando nadie creía en él como locutor comercial, Gloria Rocha se decidió y lo mandó a hacer casting con Pedro Torres, le dijo –“ve a ver qué pasa”- es así como grabó un spot para Bacardí y Compañía, ¿Lo recuerda? así la frase:

“La calidad es responsabilidad de Bacardí y compañía… la cantidad es responsabilidad de usted, Añejo de Bacardí, Usted lo prueba.” Nunca imaginó que ésta frase lo catapultaría a él y a Saúl Lizaso marcando una época.

Con el paso del tiempo y dados los resultados que hoy conocemos, “ella se tomó el crédito” afirma el destacado locutor: “Ahora dice que ella me hizo” (suelta una carcajada sonora) suele suceder…

En la charla, Rubén Moya habla de sí en tercera persona y asegura que “entró a una etapa en la que ya no es tanto la búsqueda, sino más bien, es tiempo de aportar a los demás lo mucho que aprendí de mis maestros y de los actores que estuvieron a lado mío”.

La voz de He-Man

¿Qué representa para ti He Man?, le pregunto.

Cuando empecé la carrera de actor, no sabía de la existencia del doblaje. Fue tiempo después, en un grupo de amigos, donde conocí a un sobrino de Jaime Fernández. Él me dijo que tenía buena voz para hacer doblaje. ¿Doblaje, qué es eso? Le pregunté.

Me explicó brevemente, me dio los detalles, fuí y me presenté, ahí conocí a Julio Macías y me dijo que “con niños nuevos no trabajaba.”

Mi decepción duró poco. Víctor Mares me dijo, “no le hagas caso”. Entonces yo tenía18 años , recuerda Rubén Moya.

“Yo me presentaba todos los días a ver cómo hacían el doblaje”, después de una semana, Víctor Mares me dio la oportunidad de hacer el primero. Fue para una serie americana que se llamaba “Baretta”, en la que yo decía 5 palabras: “Corran ahí vienen la policía” me sentía feliz, y desde ahí seguí y seguí.

¿Qué fue He-Man para ti?, le insisto para regresar al tema

En realidad jamás pensé que He-Man me daría algo, yo doblé una caricatura sin pensar que fuera a gustar tanto, y ahora me he dado cuenta de que muchas personas me dicen que marcó su vida y una generación, pero jamás lo valoré así, es hasta ahora que lo veo diferente.

Es así como recuerda una anécdota sobre He-Man “Tenía un amigo que era dueño de un taller, nos invitó a una fiesta en su casa y llegamos. En el patio estaba el hijo del dueño de la casa y me dijo “oiga, ¿puede hacer la voz de He-Man para mi hijo? Lo cargué y dije: “Por el poder de Grayskull, yo tengo el poder” y cuando lo estaba bajando… ¡Ya tenía cien niños formados para que los cargara igual! Me tardé hora y media en subirlos a todos.

***
La conversación da un vuelco y Rubén Moya comienza a contarnos otra parte de su vida laboral. Luego llegué con Narciso Busquets, “él me dio una lección”.

Narciso no me quería en su equipo, comienza el relato, pero el Licenciado Ortigoza, dueño de la empresa me invitó a participar en una serie, “casi me impuso” en “Dinastia” haciendo a Jean Paul Saint y la verdad yo no tenía la experiencia, ahora que veo algunos capítulos, me pregunto ¿Cómo pude?
Mientras doblaba la serie, se me ocurrió hacer una broma en el atril –relata Moya-, Narciso paró la sala y me dijo “Sr. Moya, ¿Me permite un minuto por favor? Tráigase una hoja del scrip”. Yo presuroso tome una hoja.

Caminamos juntos un pasillo larguísimo, doblemente largo cuando iba yo con él; fuimos al baño a hablar, sí, al baño, en privado me llamó la atención y me dijo: “Léame esto por favor en voz alta”.

Me hizo leer la hoja en voz alta cinco veces. Él la tomó una vez y la leyó, la puso boca abajo en el lavamanos y me dijo: “Dígame lo que dice ahí” y no le dije ni un renglón. Me dijo “Tómela” y la leyó con puntos y comas de memoria, y remató, “Cuando usted haga eso puede bromear en mi sala”.

Era un tipazo, me dio una enorme lección.

Después de ese incidente, trabajamos 10 años todos los días de 8 de la mañana a 10 de la noche. Y por supuesto jamás volví a bromear mientras trabajábamos.

Moya continúa su relato: Narciso Busquets y yo platicábamos, me apoyó mucho, le aprendí bastante, cuando me retiré, le pregunté cómo se lo podía agradecer y me respondió: “Yo me siento tranquilo porque te enseñé todo lo que sabía, más lo que tu hayas aprendido, si me lo quieres agradecer, enséñaselo a alguien también, no te lo lleves, eso es todo lo que te pido.”

Víctor Mares fue quien me dio la primera oportunidad, él era una persona muy paciente, me enseñó mucho, me abrió las puertas y le tengo mucho aprecio, era muy buen actor, pero Narciso Busquets era un actor fuera de serie.

-¿Qué les dirías a los jóvenes que piensan que ser locutor o doblador es muy fácil?, le pregunto.

Que entrar puede ser fácil, pero permanecer no lo es tanto. Hay quienes pensaron que esto era muy tranquilo y no se prepararon, esos han ido desapareciendo.

Para terminar, ¿Que te gustaría que dijeran de ti cuando ya no estés en este plano?

Él responde en como en automático: “Que no era tan malo”.

Finalmente, a la voz de Ripley’s se despide agradeciendo la calidez y atención de sus anfitriones y prometiendo regresar.

Si como Rubén Moya y Don Narciso Busquets, la gente que tiene talento trasladara el conocimiento sin recelo, el mundo sería otro.

 

Texto recuperado del 2 de marzo de 2015: http://www.vickyfuentes.com/nota_detalle.php?nid=9531

Vicky Fuentes
Consultora en Negocios & Imagen. ¡Chef de fin de semana! Visita: http://vickyfuentes.com Escribo para 24 Horas Puebla, Síntesis y Crónica Puebla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *