Home > GOURMET > Carlota de piña, un delicioso postre para el fin de semana

Carlota de piña, un delicioso postre para el fin de semana

Hace calor, pero no por eso tenemos que olvidarnos de lo dulce. Y la carlota de piña es uno de esos postres frescos, sin horno, fáciles de hacer y deliciosamente dulces que se antojan más en esta temporada.

INGREDIENTES PARA UNA CARLOTA DE PIÑA DE 24 CENTÍMETROS

  • 1 lata de piña en almíbar escurrida o 400 gramos de piña natural sin los corazones.
  • ½ taza de azúcar
  • ½ taza de mermelada de piña
  • 2 tazas de crema para batir
  • 2 cucharadas de grenetina hidratada en ¼ de taza de agua fría
  • Piña en cubos para decorar
  • 30 galletas soleta o de vainilla.

PREPARACIÓN

  1. Cubrir un molde con galletas, ya sean soletas o de vainilla.
  2. Cortar la piña, ya sea natural o de lata, en cuadritos. Retirar los corazones.
  3. Licuar la piña con el azúcar, la mermelada y la crema.
  4. Agregar la grenetina previamente fundida a baño María y volver a licuar.
  5. Verter un poco de la mezcla anterior hasta llenar la mitad del molde.
  6. Colocar encima otra capa de soletas o galletas de vainilla y verter encima el resto de la crema de piña.
  7. Refrigerar por 2 horas o hasta que esté firme.
  8. Desmoldar y decorar con piña, durazno o mango en rebanadas.

¿Y POR QUÉ SE LLAMA CARLOTA AUNQUE NO SEA DE PIÑA?

La carlota (del francés Charlotte), es una tarta que debate su origen entre francés o inglés, de la segunda mitad del siglo XVIII.

Los que defienden su origen en el Reino Unido lo describen como un postre popular entre los cortesanos, similar a una tarta o trifle inglés que se preparaba en un molde tapizado con pan recubierto de mantequilla o trozos de pan brioche, con un relleno de compota de fruta cocida y requería horneado.

La receta fue alterada a principios del siglo XIX para convertirse en un postre frío, popular entre las clases altas que podían costear el transporte de hielo.

El origen de su nombre podría deberse a la reina Carlota de Mecklemburgo-Strelitz, esposa del rey Jorge III del Reino Unido.

Otra de las teorías establece que el chef francés Marie-Antoine Carême adaptó la receta inglesa convirtiéndola en un postre frío y la renombró como Charlotte à la parisienne o Charlotte parisienne, tomando el nombre de la princesa Carlota Augusta de Gales, hija única del rey Jorge IV del Reino Unido.

Con información de Animal Gourmet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *